En el centro de la ciudad hay pocos restaurantes que de verdad valgan la pena… digo, a mi no me tocó ninguno pero prefiero pensar que fue mala suerte.

Los hoteles del centro tampoco son muy buenos que digamos, se encuentran en el meritito centro pero no están tan cómodos ni bonitos.

El centro está sucio y descuidado. En la noche se ve basura al borde de las banquetas, y por cierto, las banquetas dejan mucho que desear, tienen muchos desniveles, registros del agua abiertos, escalones repentinos, o agujeros tipo bache. Rete feo sentí cuando una viejita que iba en la acera de enfrente tropezó con un desnivel y hasta el suelo fue a dar.

Ir allá me sirvió para darme cuenta que ese lugar me gusta no porque sea realmente bonito, sino porque simplemente me gusta. Me faltó caminar por la independencia y por la calle del rayo, me faltó ir a “mi” secundaria, la callejoneada por el topochico y subir el cerro de la antena. Pero manque no me haya gustado, voy a volver porque se que volveré y cuando haga todas las cosas que me faltaron entonces me faltarán otras, y tendré nuevos pretextos para volver.

Después de la cabalgata, de las gorditas, de unas compras en el centro y de ir a dar una vuelta por Santa Bárbara, comenzamos el regreso a Delicias. Ese regreso incluyó una buena comida, sustanciosa, rica y bien servida en un restaurante en el Valle de Zaragoza. Llegamos a Delicias poco antes del atardecer y resultó que en casa de mi suegra había visitas… Llegó uno de sus medios hermanos… o mas bien ha de ser como hermano y medio porque está altísimo. Neno es como le dicen a ese hermano de mi suegra, el vive en un pueblito cerca de Amarillo, Tx. Había andado en Durango junto con su familia visitando parientes de sus esposa y de regreso decidieron llegar unos días a Delicias a ver a mi suegra. Presurosos fuimos a “las mil batallas” y cambiamos unas botellas de cerveza vacías por otras llenas y entre chascarrillos y como que no quiere la cosa, hicimos planes para salir a otro recorrido:

Mi suegra tiene un hermano en un pueblito cercano a Monclova, Neno quería ir a conocer ese pueblito donde vive uno de sus medios hermanos y nos ofrecimos a llevarlo. Así que hicimos las maletas de nuevo, se prepararon burritos para el camino y al día siguiente por la mañana ya íbamos camino a Monclova.

Dama, la ahijada y yo salimos unas horas antes pues llegaríamos a visitar a un tío mío en Jiménez, mis suegros, mi cuñada “la bombón” y mi “ahijado” irían en el Tiida y el tío Neno y su familia en su auto y ellos nos llamarían al llegar a Jiménez para seguir rumbo a Torreón juntos, de allí tomamos la carretera a San Pedro y luego rumbo a Cuatro Ciénegas, esa carretera es medio peligrosa pero es un paisaje bonito, desértico pero bonito (esa foto la tomamos junto a un puestesito perdido entre la nada).

Llegamos a San Buena Ventura, nuestro nuevo destino, cansados pero contentos, alegres por ir a visitarlos y alegres por el recibimiento que tuvimos. Yo me sentía mareado y con un poco de agruras pero le entré con ganas a las tortillas de harina recién hechas y a las cervecitas para el desempance y los niños felices mirando los caballos y los chivos.

This entry was posted on martes, agosto 21 at 21:21 and is filed under , , , . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

12 bloggeros dijeron

con que andabas de gira artistica! de leerte como que ya me están dando ganas de ir a Parral claro omitiendo eso de los hoteles feos (uno mas no lo soportaria xD) jejeje

Abrazos!

agosto 21, 2007 10:58 p. m.

mucha comida, mucha cerveza, cuantos kilitos llevas?
jaja

salu2

agosto 22, 2007 10:35 a. m.

Hijole!!!

No sabría decir cuantos, pero si fueron algunos... ahora ya de regreso en casita estoy procurando cambiar mis habitos alimenticios porque neta que me excedí!

agosto 22, 2007 10:52 a. m.

pues todo un tour el tuyo, a mi si me gusta Parral, quizá porque no lo conozco muy bien jojojo, nomás he visto unas pocas calles del centro, que si estan asi como tú dices con banquetas con desniveles, aparte bien angostas, apenas si cabe la gente.
Saludos a ti y a Dama =)

agosto 22, 2007 11:23 a. m.

Se la viven de pata de perro..... Que ricooooooooo!

Ya conoces cuatro ciénegas?? Me imagino que si, cuéntanos cómo es, he visto fotos y se ve fregón.

Saludos.

agosto 22, 2007 2:40 p. m.

Wow, me encantaaaa!!! Pueblear es maravilloso, la gente es sensacional! Me gustaría poder hacer un viaje así, me cae!

agosto 22, 2007 7:06 p. m.

Que padre esta la gira en serio, porque no hay nada mejor que conocer bien los lugares mas cercanos, luego uno no sabe ni dar razon de su propia ciudad, estado, pais.

Y si, ponte a dieta porque la siguiente carnita asada va a estar con tubo, a ver si ahora si se nos hace conocer la "chistorra" o ahi nos aventamos un intento de churrasco no? y sus respectivas beers y tequila y karaoke, etc, etc, etc.
Saludos.

agosto 23, 2007 9:05 a. m.

se va a sentir el clon parralense

agosto 24, 2007 12:47 a. m.

Buen fin de semana.

Saludos.

agosto 24, 2007 9:46 a. m.
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
agosto 30, 2007 11:36 a. m.

Que empiezo muy emocionada a leer de tu viaje por Parral y la sonrisa se me borró de los labios!!!! ja ja ja lo bueno es que yo sí aguanto las críticas a Tangamandapio pero la pobre de mi mamá se hubiera soltado llorando si hubiera leído que Tangamandapio, su pueblo natal, no era ningún hermoso pueblecito y mucho menos con crepúsculos arrebolados ji ji ji!!

Los hoteles no tengo el gusto de conocerlos y lo de las banquetas y eso pues la verdad no me había fijado, yo creo porque eran cosas tan cotidianas y de todos los días (ja, como tu blog y el mío!!) que no había para qué fijarse.

Saludos!!!

agosto 30, 2007 11:38 a. m.

Oye, quién es la amiga de tu suegra que vive en la Rep. de Cuba? yo vivía en esa calle y todavía conservamos la casa que era de mis abuelos!!!

Saludines otra vez!

agosto 30, 2007 11:42 a. m.

Publicar un comentario