Pensaba postear hoy solo la segunda parte, pero ps, salió cortita, entonces pos de una vez pongo la tercera parte y teminamos el relato pa no hacerla tan cardiaca

Un relajo – Parte II

Esa noche, cuando fuimos mi compadre y yo a visitar a BB yo no supe que hacer, no estaba seguro de lo que debería hacer o de plano no hacer nada, por un lado no debería importarme que mi compadre anduviera como siempre en sus andadas, pero, por el otro lado, en la familia de mi suegro siempre han confiado mucho en mí, además que no me gustaba la idea de ser “tapadera” de mi compadre.

No se cuando tiempo podría haberme guardado el secreto, pero, Delicias es muy pequeño y en la fiesta de mi ahijada alguien le comentó a Dama que le había parecido verme en casa de BB. Al terminar la fiesta-piñata, ya de regreso en casa de mis suegros, Dama me pidió que saliéramos a platicar un rato, sin darle vueltas me dijo que alguien me había visto con BB y me preguntó si eso era cierto y allí es donde yo solté la sopa.

Yo- Pues si, es cierto, me vieron pero yo no fui, me llevó nuestro compadre…
D- ¿Y el que tiene que ver con esto?
Yo- Pues es lo que yo quisiera saber, son amigos…
D- ¿Y que tipo de amigos?
Yo- pos yo que voy a saber.

Dama me empezó a hacer muchas preguntas, yo no sabía ni que contestar, pero me comentó que a mi compadre G ya lo habían visto varias veces por esos rumbos con una güera, una güera como BB.

Así que han de imaginar el relajo que se armó. Dama le contó a su hermana R, luego le contó a mis suegros, todo mundo se enojó conmigo por andar ocultándoles ese tipo de cosas y lo peor es cuando sin imaginarse lo que ocurría iba llegando mi compadre a la casa. Apenas cruzó la puerta y ya R le estaba diciendo que yo les había contado que él andaba con BB, mi suegra le pidió que se fuera de la casa y que hay luego le mandaban sus trapitos y G nomás me miró con ojos de endemoniado, me dijo “pinchi compadre chismoso” y se largó a madre patinando el carro.


Ora si, como dije, hay va la tercera parte...

Un relajo – Parte III

R se vino con nosotros a Juárez unas semanas después de lo acontecido, G le llamaba todos los días y le pedía que lo perdonara, mi comadre no quería pero si quería, a todos nos decía que ya nunca volvería con el pero, todo el día se veía agüitada, le daba mucho sueño, se sentía medio enferma, casi no comía porque se le revolvía el estómago y cosas que nos hicieron suponer al principio que estaba deprimida, una vez que ella hubo vuelto a Delicias se supo el verdadero diagnóstico, estaba embarazada.

Como siempre ocurre, volvieron. Meses después que nació mi segundo sobrinito, mis suegros les ayudaron a acondicionar y amueblar de nuevo una casa de renta, las cosas fueron bien algunos meses y después, a lo mismo de antes.

Mi compadre ganaba poco y nosotros les ayudábamos a veces con los gastos o mis suegros les ayudaban con los gastos, pero mi compadre no dejaba de comprar botas nuevas, de tapizar su carrito, de pichar las caguamas y eso sin contar que ya andaba de mujeriego de nuevo. Ahora procuraba que yo no lo viera, pero en Delicias todo mundo se entera de los chismes, R fingía no creer cuando le llegaban con un rumor nuevo, incluso algunas chicas le llegaron a decir que G las había invitado a salir o que andaba de “coqueto” con ellas y R en lugar de enojarse con su “amor”, salía de pleito con las chicas “coscolinas” que le querían bajar a su pareja.

Se peleaban y se contentaban, regresaron a casa de mis suegros y se fueron de nuevo, hasta hace unos meses, mi compadre dejó su celular en casa y R aprovechó para enviarnos algunas fotos de sus “retoños” y recorriendo la galería de fotos del celular, se encontró unas que mi compadre se tomó agasajándose con una chica de minifalda, muy cariñosos o agarrándole las piernas y cosas por el estilo.

Inmediatamente le empacó sus cosas en una maleta y cuando regresó le dijo que se fuera de la casa, ahh, y que no le regresaría el celular hasta que le sirviera de prueba con un abogado para tramitar el divorcio.

Eso pasó hace varios meses, después de pleitos, discusiones y desacuerdos pudieron divorciarse. Pero, nomás llegaron los días navideños y G empezó a rogarle a R, dice que la extraña, que se siente muy triste sin ella, que ahora ya va a cambiar y no se cuantas cosas. Los niños lo extrañan mucho y R, mi comadre, como que anda queriendo ceder, ya le puso varias condiciones para volver, él debe comprar casa y amueblarla, comprar un carro que sea de uso exclusivo de ella y los niños, dejar de ser viejero y que su suegra le cuide los niños los sábados para que ella pueda estudiar.

Yo se que esta historia todavía va para largo, quien sabe que mas les espere, pero de una cosa estoy seguro, mi compadre nunca dejará de ser mujeriego y mi comadre creo que ya se está resignando.

This entry was posted on viernes, enero 12 at 13:32 and is filed under , , , , . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

8 bloggeros dijeron

uy! que historia :S pues aunque le compre carro, casa y le cuiden a los niños la cosa seguirá igual o tal vez peor con el cuento de que ya te di lo que me pediste y por eso hago lo que me da la gana bla bla yo opino que mejor si alguien le cuide a los niños para que estudie pero que a él lo mande lejos lejos! para que quiere esa persona tan inestable en su vida, que lo deje antes de que venga otro chamaco en camino -_-

Saludos Renouu

enero 12, 2007 3:39 p. m.

Pues si tu comadre lo conocio asi..pues...ya sabia en cierto modo a lo que se atenia.

No se el porque amarrarse a una mujer si tiene gusto por varias..pero en fin..mejor no escribo.

Saludos!

enero 12, 2007 4:42 p. m.

Pos en parte creo que tienes un poco de razón Hugo, pero yo pienso que si tiene gusto por varias, pos entonces no le ruegue a mi comadre y que siga feliz con su vida de soltero. ¿pa que quiere volver?

enero 12, 2007 4:55 p. m.

La neta, aqui la culpa es de tu comadre... disculpame, pero lo dice el dicho "agua que no has de beber... crece torcdio"... a caray, ya me achapuline...
"El valiente vive hasta que el cobarde quiere".... no es para esta situacion, pero aplica...
No lo justifico a el, jamas, esta mal, totalmente mal... pero mas mal esta ella por aguantarlo..

enero 12, 2007 8:32 p. m.

Exacto, ella ya deberia de no creerle, ya ha pasado antes y el compa no ha cambiado, ya no va a cambiar, mejor cada quien por su lado, sobre todo porque ya hay dos ninos de por medio y asi la cosa cambia.

Muy buena historia.

enero 12, 2007 10:01 p. m.

Híjole, pues de verdad que esta de telenovela la historia, yo la verdad no me hubiera podido "guardar" un secreto así, pero bueno, las mujeres reaccionamos diferente ante esas cosas, y pues yo pienso que tu compadre, asi cumpla todas las exigencias de tu cuñada, nunca va a cambiar y ella ya deberia haberlo entendido y decidir, creo que se merece una persona mejor.

enero 12, 2007 11:06 p. m.

Bien dices, él no va a cambiar, así es que a ella sólo le queda alejarse definitivamente (que por lo visto no va a pasar) o resignarse.

Me da tristeza cuando me entero de historias así :(

Saludos ♪♪♪♪

enero 13, 2007 8:41 a. m.

una historia como hay tantas, de mujeres que se ciegan, que aguantan todo

enero 13, 2007 9:01 p. m.

Publicar un comentario