Cuando calienta el sol... (capitulo 1 de 2)

Posted by Renoreins in , , , ,

Hemos tenido en Juaritos unos días muy helados, con poco sol, con algo de viento y un poco de humedad, bonitos y típicos días de invierno. Aunque a mi no me disgusta esta helada temporada no puedo evitar desear unos días junto al mar, escuchando el sonido de las olas al encontrar en la arena el final de su destino, mirando el placido vuelo de las gaviotas, sintiendo el sol sobre los hombros y la espalda y la deliciosa sensación cuando los pies se hunden un poco sobre la calida arena. Como las vacaciones me tocan hasta Julio y tomando en cuenta unos planes que Dama y yo traemos (y que luego les contaré) pues, por lo pronto creo que eso de ir al mar no me será posible, así que pues, no me queda mas que recordar uno de mis viajes y compartirles la historia.

Pa esos entonces siempre andaba bien pobre pero siempre me ha gustado conocer lugares nuevos, afortunadamente con la rondalla del Tec. de Delicias pude viajar algunas veces, fuimos a Huatabampo (Sonora), Veracruz, a León (Guanajuato), el mas corto fue a Chihuahua, también a San Luis Potosí, Zacatecas y de esa forma pudimos conocer un poco de Durango, Aguascalientes y del DF. Esta anécdota que voy a contar es del primer viaje con mis compañeros.

Era 1993, yo ya conocía a Dama y aunque ella para esas fechas ya se había fijado en mí, yo todavía ni cuenta me daba de que ella me miraba bonito.

Estaba yo en la rondalla del Tec, entré con muchas ganas y pos eso de que cantaba entonado y las clases de vocalización me ayudaron a quedarme dentro de los seleccionados para las primeras presentaciones.

Resulta que en el Tec de Huatabampo Sonora había festejos por aniversario y nos invitaron a los de la rondalla y al ballet hawaiano de la escuela a participar en algunas presentaciones para celebrar el evento. Era yo todavía un novato en el Tec y ya me tocaba viajar, desde entonces me hice el propósito de aprovechar todos los viajes posibles en la escuela, desde niño me gusta conocer distintos lugares y esa era una oportunidad que no debía desaprovechar.

Nos sentamos los de la rondalla todos cerca y los de danza todos cerca, pero, a mi amigo José, mi compañero de asiento, le estaba echando ojitos una chica de las de hawaiano, así que me dice:

-Oye we, mira, aquella morrita ya me capeó y pos quiero irme sentado con ella, ve dile que le cambias el lugar y tú te vas con la morrita con la que va ella.

-¿Pos que trais? ¿Y si la otra morrita se enoja? – Le dije porque pos yo ni las conocía

-Andale, no seas ojeis, “hazme el paro”, ya le hice señas y la prietita si se quiere venir a sentar acá, además su compañera va dormida y ni cuenta se va a dar.

Pos con cierto desanimo me cambié de asiento y la prietita se fue a sentar con José. El viaje era largo y me dormí un ratito, cuando desperté estaba poniéndose fresco el ambiente y vi que la morrita con la que iba tenía chinita la piel de los brazos, también iba dormida recargada un poco sobre mi y pude ver que no era fea, era flaquita, de estatura mediana, morena clara, cabello mediado lacio, bonitas facciones y piel suavecita, yo la había visto antes, ella era de unos semestres mas arriba que yo pero de la misma carrera, la miraba y me fue gustando y me iba emocionando la sensación de ir al lado de una chica linda y poder contemplarla dormida.

El precavido de yo traía una chamarra delgada sobre las piernas y para que ella no tuviera frío se la puse encima, cuando iba rodeándola con mi brazo para cubrirla ella aprovechó y me abrazó, me sonrió y me dio a entender que también la abrazara, rodeé su hombro y su brazo frío y ella volvió a cerrar los ojos y se recargó mas en mi, se acomodó con toda confianza y yo ya no me pude dormir, miré hacia la ventana y disfruté durante un rato el viaje abrazando a una linda chica.

Estaba oscureciendo cuando ella ya había dormido lo suficiente, me pidió disculpas por ser tan confianzuda y empezamos a platicar. Vero me dijo su nombre y algunas otras cosas, nos hicimos amigos de inmediato y el resto del viaje lo recorrimos platicando y conociéndonos, de inmediato empezó a gustarme, algo había en ella que tenía la tentación de besarla, quería hacerlo pero llegamos a nuestro destino, había mucha gente esperándonos porque el chofer se había perdido y llegamos unas horas después de lo previsto y la gente del pueblo estaba preocupada por nosotros, nos recibieron casi como artistas, todos nos bajamos sorprendidos por el bello recibimiento, llegamos al mero centro, a una plaza frente a la iglesia donde nos presentaríamos, parecía que todo el pueblo había asistido al evento porque había muchisima gente en la plaza. Fuimos directo a cambiarnos porque ya era hora de una de nuestras presentaciones, llegamos barridos, justo unos minutos antes de comenzar nuestro turno en el evento de esa noche. Ese era mi primer viaje como “universitario” y después de ese habría otros mas, pero ese creo que fue el mejor de todos. Esta historia continúa… y continúa muy bien.

This entry was posted on miércoles, enero 17 at 13:23 and is filed under , , , , . You can follow any responses to this entry through the comments feed .

6 bloggeros dijeron

Oye, muy interesante tu viaje (o la remembranza de èste :P) ¿así que tú también eres artista? :D

Esperaré por la siguiente parte del relato.

Saludos!

enero 17, 2007 2:50 p. m.

Inche Diesel...
En lugar de componerse, esta echando a perder a los demas, con sus historias en partes...

Esperemos la continuacion

enero 17, 2007 3:11 p. m.

Erika, pos un artistazo así de digamos muy talentoso no, pero pos trato de cantar entonadito.

Sr Pelos, pos si... Diesel tiene la culpa!
(es bueno encontrar un chivo expiatorio jeje)

enero 17, 2007 4:27 p. m.

A esos viajecitos!! yo estaba en la escolta en la prepa y un poquito en la uni, pero yo si me portaba retebien, no andaba por ahi abrazando extraños, bailado pegaditas y esas cosas jeje..

Nada mas que no vaya a ser como los post de Diesel de 4 y 5 partes ehhh!!

Saludos

enero 18, 2007 12:47 a. m.

Que padres son esas historias me cae, pero a mi nunca me toco viajar con morras bonitas, bueno, las de la escolta, (yo estaba en la banda de guerra) pero las bonitas ya estaban acompaniadas o apalabradas, mas bien teniamos que hacer luchita con las que habia a donde fueramos, jejejejje, y si no terminabamos borrachotes, para variar, en fin.

Esperando la continuacion de la historia .... eso y mientras arriba la nieve a nuestra frontera ...

enero 18, 2007 10:22 a. m.

Publicar un comentario